Como el ciclismo de montaña se practica al aire libre, a la hora de adquirir un equipo es necesario tener en cuenta nuestra propia envergadura y forma física, así como las condiciones climáticas y las del terreno en el que vamos a practicarlo. De esta forma, minimizaremos el riesgo de accidentes o imprevistos.

Por supuesto también debes pensar en tu nivel y en la frecuencia con la que vayas a utilizarla, ya que los precios pueden variar mucho entre las más sencillas y las más profesionales.

El equipo esencial de mountain bike está compuesto por:

Bicicleta de montaña
  • Bicicleta de montaña. Si es la primera vez que compramos una bicicleta, conviene dejarse asesorar por un experto, ya que existen numerosos tipos, entre los que sobresalen:
    • Las rígidas, la mayoría de las cuales incluyen suspensión.
    • Las de doble suspensión, que cuentan con un cuadro con sistema de suspensión trasera y horquilla con suspensión delantera y cuyo recorrido varía en función de la modalidad que se practique (All mountain, Enduro, Freeride, Downhill…).
    • Las de dirt jump, que son pequeñas, livianas y resistentes, ideadas para hacer con ellas toda suerte de saltos y piruetas.
    • Las eléctricas. Son el último grito y suelen tener una autonomía que oscila entre 30 y 90 kilómetros.

Culote
  • Culote: El típico pantalón de ciclista, que cuenta con una protección acolchada en la entrepierna para evitar las molestias que pueda causar el sillín en dicha zona.

Casco
  • Casco: Imprescindible para evitar consecuencias graves en traumatismos aparatosos, así como los golpes de chinas, ramas u otros objetos que durante el pedaleo pudieran impactar en nuestra cabeza. Debe cumplir con las normas de seguridad, poseer ranuras de ventilación y ajustarse bien al cráneo, sin apretar.

Gafas
  • Gafas: Protegen del sol y del polvo y además, como el casco, son necesarias para evitar los impactos de barro, piedras o insectos en nuestros ojos. Las lentes deben ser irrompibles y tener protección ultravioleta, para evitar quemaduras.

Agua y alimento
  • Agua y alimento: En un deporte que se realiza campo a través es esencial llevar agua o bebidas isotónicas para hidratarnos, pues no sabemos dónde ni cuándo nos refrescaremos. Podemos portarlas en un botellín acoplado al cuadro de la bicicleta o en una mochila, donde tampoco deben faltar fruta y barritas energéticas.

Kit contra imprevistos
  • Kit contra imprevistos: En la mochila debemos tener un kit de reparación de pinchazos (con cámaras, parches, bomba de aire, cortacadena…) y luces delanteras y traseras, para circular de noche. Un GPS o brújula y un pequeño botiquín son también aconsejables.

Documentación y teléfono móvil
  • Documentación y teléfono móvil: Especialmente útiles en caso de emergencias.

Calzado especializado
  • Calzado especializado: Suele estar hecho de materiales sintéticos, por lo que apenas dará de sí. Por eso debemos escoger nuestra talla exacta, sin que nos llegue a apretar, pues tras un rato de pedaleo los pies se hinchan con facilidad. Hay diferentes cierres, marcas y modelos según la disciplina que realicemos.

Prendas
  • Prendas: Para el torso se puede usar una camiseta cómoda, aunque los maillots se ajustan más al cuerpo y favorecen la transpiración. Los guantes evitan rozaduras en las manos y aseguran el agarre del manillar y los impermeables ligeros de plástico o materiales sintéticos nos podrán salvar de un resfriado si comienza a llover. En el caso de las mujeres, los sujetadores o tops deportivos son los más adecuados, por facilitar la movilidad y reducir los impactos.

Cámara de fotos
  • Cámara de fotos: Eso queda a tu elección!

Fuente: https://www.webconsultas.com/ejercicio-y-deporte/vida-activa/material-para-mountain-bike-3521